Voluntariado

En Manos Abiertas hacemos una opción por el voluntariado: personas que aprecian la vida, que se preocupan por el mundo, que entienden la solidaridad como una actitud constante, personas que de un modo gratuito, organizado y comprometido, se empeñan en mejorar y transformar las condiciones de vida de los más vulnerables, manifestando el amor “más con gestos que con palabras”.

El voluntariado tiene ese sabor. El de lo pequeño, el de la salida al encuentro del otro, el de la esperanza, el de actuar sobre lo posible, con rostros concretos.

El voluntariado es un don y es una tarea. Es un privilegio poder servir y ayudar a otros; y al mismo tiempo, es una respuesta que involucra y compromete.

El voluntariado es una forma de participación social.

Ahora bien, existen muchas formas de participar, todas válidas en la medida en que supongan el afianzamiento de la democracia, la convivencia, el progreso y la prosperidad desde parámetros de justicia, pero… no todas son voluntariado.

SER VOLUNTARIO

Para participar es necesario ser mayor de 18 años

    Perfil del Voluntario

    • Entrega generosa de lo mejor de uno mismo. Actuar con profesionalidad, humanidad y eficacia en las tareas encomendadas.
    • Prestar una ayuda gratuita y desinteresada sin esperar ni aceptar ningún tipo de compensación.
    • Reconocer, respetar y defender activamente la dignidad personal de los beneficiarios.
    • Fomentar el trabajo en equipo propiciando una comunicación fluida y un clima de trabajo y convivencia agradable.
    • Intercambiar sugerencias, ideas, propuestas y experiencias en un marco de respeto mutuo con vistas a una mayor eficacia del trabajo que se lleva a cabo.
    • Facilitar la integración, formación y participación de todos los voluntarios, especialmente de los nuevos, en condiciones de igualdad.
    • Participar en las propuestas de formación, necesarias para el crecimiento personal y de las obras.

    Derechos y Obligaciones del Voluntario

    • Ser una parte integral del trabajo que realiza Manos Abiertas, como retribución recibe la satisfacción de servir al prójimo más necesitado.
    • Recibir la información necesaria sobre el funcionamiento de la institución.
    • Ser formado adecuadamente para las tareas que va a realizar, para un mayor crecimiento personal y social.
    • Ser orientado hacia las actividades para la que reúne mejores condiciones.
    • Que les sea respetado su compromiso de dedicación, con respecto al tiempo ofrecido y una organización mínima que le facilite la tarea.
    • Cumplir con la responsabilidad libremente asumida.
    • Brindar información personal para poder evaluar si este tiene o no un perfil adecuado para las tareas que se ofrece a realizar.
    Menú